Hosting por dinahosting.

News

CREANDO NORMALIDAD DE GÉNERO

UN AÑO DESPUÉS,  103 MUJERES HAN LOGRADO SER AUTOSUFICIENTES E INDEPENDIENTES.

A través de microcréditos para compra de ganado y arrendamiento de tierras destinados a la liberación de mujeres excluidas y prostitutas de los templos.                                                                               

Mientras en el “primer mundo” nos preocupamos y ocupamos por eliminar la existencia de la brecha laboral entre hombres y mujeres, en itwillbe.org, paralelamente, nos preguntamos, ¿si más mujeres ocupasen posiciones equilibradas en gobiernos y puestos de alta dirección, estarían sucediendo en  los países en desarrollo situaciones de “genero” tan impensables  para la mayoría de nosotros como las que viven millones de mujeres?

Mientras tanto, en itwillbe.org trabajamos para cambiar esta realidad en India, a través del proyecto de Microcréditos en el distrito de Raichur. Con él perseguimos y estamos logrando la libertad y la igualdad de género en un estado -Karnataka- donde la mujer no tiene voz.  Es esclava de su marido. Y otras muchas son víctimas de una tradición cultural y religiosa , aberrante persé, y difícil de entender en el siglo XXI: las mujeres devadasi, tradición ancestral por la que padres de niñas sin casta, sin medios para mantenerlas, entregan a sus hijas a los templos, desde donde deben servir a los sacerdotes hasta la pubertad y después son obligadas a prostituirse, sin poder oponerse.

                                                                                                                                                                                                                                                                                             A través de los microcréditos buscamos conseguir mujeres capaces de subsistir por sí mismas de forma digna, que puedan abandonar la situación de miseria y dependencia absoluta en la que viven. Además, lograr la liberación social y económica de la mujer tiene un efecto multiplicador en su familia y su comunidad. Una mujer formada, concienciada y con recursos garantiza la educación de sus hijos, salvaguardar su salud, y por tanto una mejora social para su comunidad a medio plazo.

En 2016 se han entregado 103 microcréditos que estas mujeres han empleado mayoritariamente en compra de ganado y en arrendamiento de tierras para su explotación.
CONSCIENTES Y RESPONSABLES. SON CAPACES