PROYECTO DE PROTECCIÓN DE NIÑOS EN SITUACIÓN DE CALLE

En India, más de 10 millones de niños viven solos en la calle, víctimas de enfermedades, desnutrición y de las mafias de trata de personas que aprovechan las dificultades de los gobiernos para dotar a los niños de una identidad para su explotación laboral, sexual, tráfico de órganos y drogas, lo que provoca trastornos psicológicos y que aboca a los niños a la adicción, mendicidad, delincuencia  y analfabetismo. A estos graves problemas se suma que, al carecer de cualquier documentación que acredite su identidad, el  propio Sistema les deja fuera de las redes de asistencia sanitaria o educativa gubernamentales. 

El proyecto de protección de niños de la calle se articula en torno a la red ChildMiss, con más de 90 centros repartidos por todo el país cuyos trabajadores se encargan de buscar y sacar a estos menores de la calle en un trabajo de coordinación y cooperación entre los distintos centros.

Partiendo de un trabajo social llevado a cambo en las propias estaciones, con clases educativas y acciones de sensibilización e información, se les traslada a centros de acogida y se les inserta en el sistema educativo gubernamental, además de recibir apoyo psicológico y asistencia médica, herramientas fundamentales para su reinserción.

En 2016 se sumó al proyecto el uso de las nuevas tecnologías, para sortear el problema de las duplicidades y errores en las bases de datos de registro de estos menores. Debo al miedo o al desconocimiento, los niños a veces mienten sobre sus datos, lo que hace que los registros sean poco eficientes y poco útiles a la hora de compartir información con otros centros de la red.  Se empezó así a utilizar en 2017 PPa, una app que permite a los centros de ChildMiss identificar a los niños a través de un sistema biométrico fiable.